C/Núñez de Balboa, 120 28006 Madrid | Email: info@zoomlabs.es | Teléfono: 918281855

La privacidad en las redes sociales, debate constante

Mucho se ha hablado en este tiempo sobre qué alteraciones en la protección de nuestra intimidad han ocasionado las redes sociales desde que irrumpieron en nuestras vidas. La publicación de nuestros datos personales en nuestro perfil, la subida de fotos que pertenecen a nuestros momentos de ocio y se almacenan en la Red para siempre, o el conocimiento de dónde estamos a cada momento mediante las herramientas de geolocalización que muchas redes sociales incluyen, son algunos de los temas que han ocasionado un intenso debate sobre qué se puede considerar una vulneración de nuestra intimidad en este tipo de plataformas. Incluso muchas empresas han tenido verdaderos quebraderos de cabeza con las redes sociales y su uso por parte de sus empleados, llegando a despedir a quien se le ocurriese publicar comentarios negativos de la empresa o de sus superiores en la Web.

El debate nunca ha dejado de estar de plena actualidad, y al respecto muchos reclamaron el establecimiento de una serie de límites legales para proteger los derechos de los usuarios. Facebook sufrió el primer revés en este sentido, y recientemente se anunció que la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos revisaría de aquí a 20 años su política de privacidad. A pesar de las declaraciones de su fundador en una entrevista afirmando que “la era de la privacidad había muerto”, a Mark Zuckerberg no le quedará más remedio que pedir permiso a cada miembro de la red social cada vez que se quiera introducir cambios que afecten a la gestión de sus datos personales, después de que una comisión investigadora considerase que Facebook había vulnerado la confidencialidad de los mismos sin permiso previo. De hecho el propio Zuckerberg ha sufrido en su propia persona los errores de Facebook en cuanto a la protección de privacidad, al publicarse en estos días fotografías colgadas en su perfil privado y poniendo de manifiesto que cualquiera puede acceder a los contenidos de un perfil en la red social sin autorización.

Ante la preocupación de los usuarios por la protección de su intimidad nació Google+, con un enfoque claramente dirigido a la protección de la privacidad de sus usuarios, y así erigirse como competidor directo de la red social por excelencia. Twitter, por su parte, también adquirió el pasado mes de noviembre la empresa de seguridad Whisper Systems para salvaguardar la privacidad de los usuarios que accedan a través de dispositivos móviles a su plataforma. E incluso ya han surgido aplicaciones como Secure.me que nos permiten acceder a las fotos en las que salgamos y que hayan sido subidas a la Red, aunque no estemos etiquetados, para tranquilidad de aquellos que crean que circula por Internet alguna imagen suya sin su permiso.

En definitiva, la pregunta que debemos hacernos en este punto es: ¿Son las propias redes sociales las que vulneran nuestra privacidad o somos los usuarios quienes no somos conscientes de qué debemos publicar y qué no en Internet? ¿En qué momento la responsabilidad pasa del usuario a la empresa? Y ante todo, ¿hacemos un uso correcto de las redes sociales? La delgada línea que existe entre la sociabilidad en Internet y la exposición de todos los momentos de nuestra vida a ojos de todos, es la que marca nuestra experiencia en la Red. Las plataformas deben ser, sin duda, garantes de la protección de nuestros derechos, pero el límite sobre qué queremos hacer público y qué queremos que permanezca en nuestra intimidad lo marcamos únicamente nosotros.

 

Imagen: Por cambodia4kidsorg.

Who is David Planelles

You need update your bio: Edit your profile

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

BACK